Por motivos personales hiper mega chachis me encontraré semi-ausente tanto en el blog como en redes sociales del 27 de mayo al 18 de junio (hay entradas programadas y wifi en casi todas partes XD). ¡Gracias y besotes!

23 de abril de 2017

Particularidades de la acentuación


ortografia


Hoy te presento ciertas particularidades de la acentuación que estoy segura de que te ayudarán a despejar dudas, y te sacarán de más de un apuro echando un simple vistazo a este post o memorizándolo. Vamos allá...


Mayúsculas
Llevan tilde si así les corresponde. La Academia nunca ha dicho lo contrario (a pesar de la extendida falta de uso de la tilde en las mayúsculas). [PERÚ, BOGOTÁ]


Locuciones y términos latinos
Cuando se emplean en español se acentúan conforme a las mismas reglas que las palabras castellanas [referéndum, sui géneris, ex cátedra, accésit].


Monosílabos
Sólo se acentúan aquéllos que necesitan tilde diacrítica o diferenciadora [Ver "Tilde diacrítica"].


Palabras de otras lenguas
Conservan su grafía y acentuación original, salvo los nombres propios y geográficos acomodados fonéticamente al español [Berlín, París] o cuya transcripción está bien consolidada [búnker, Nápoles, Támesis], que se acentúan conforme a las reglas generales.


 Tilde diacrítica
Distingue palabras que se escriben igual, pero pertenecen a distintas categorías gramaticales.
Llevan tilde diacrítica:

1. Los siguientes monosílabos:
- dé, del verbo dar [No me lo dé de este montón].
- él, pronombre personal [A él no le importa el problema].
- más, adverbio de cantidad [Lo quería, mas no puede pagar más].
- mí, pronombre personal [Mi perro sólo se acerca a mí].
- sé, de los verbos ser y saber [Sé prudente, porque no sé a que se debe su enfado].
- sí, adverbio de afirmación o pronombre personal [Si hubiera podido reservarlo para sí, no habría contestado que sí].
- té, sustantivo [Te serviré el té].
- tú, pronombre personal [Tú explícame tu plan].

2. Los pronombres qué, cuál, quién y cuánto y los adverbios cuán, cómo, cuándo, dónde y adónde cuando tiene carácter interrogativo [)Cuál de ellos? No sé cuál me gusta más], exclamativo [(Qué dices, hombre!] o ponderativo [Cómo me aburre su conversación], y cuando van sustantivados, generalmente, precedidos de artículo [No conozco ni el qué ni el cómo].
Estos vocablos han de acentuarse siempre que tengan carácter interrogativo, aunque formen parte de una pregunta indirecta (sin signos de interrogación) [No sé quién lo habrá traído. Me preguntó cuánto tardaría. No miró de dónde venían]. Pero no tienen necesariamente carácter interrogativo porque vayan en preguntas y exclamaciones [)Irás de viaje cuando te tengas vacaciones? (Tardaré cuanto quiera!].

3. Quién como sujeto de coordinadas distributivas (unidas por coma) porque es tónico (interrogativo) [Después del acto, quiénes se quedaron en la plaza, quiénes se marcharon a su casa]. En este caso equivale a decir unos..., otros...
Por el contrario, no lleva acento quien como sujeto de coordinadas copulativas (unidas por la conjunción y) porque es átono (relativo) [Después del acto hubo quienes se quedaron en la plaza y quienes se marcharon a su casa]. En este caso equivale a unos que... y otros que...

4. Quién en la fórmula distributiva quién más, quién menos [Quién más, quién menos ya conocían la ciudad], aunque haya vacilación en la pronunciación (tónica del interrogativo o átona del relativo).

5. Qué en las construcciones haber que + infinitivo y tener que + infinitivo, cuando pueda
ser sustituido por una palabra seguida de que relativo [No hay qué comer en esta casa / No hay nada que comer en esta casa. No tiene qué decir / No tiene mucho que decir]. Si no se acentúa qué en las primeras opciones, cambia el sentido [No hay que comer en esta casa / No se debe comer en esta casa].
No se acentúa qué en las fórmulas fijas ni que decir tiene y dar que + infinitivo [Lo que replicó dio que hablar].
No deben confundirse qué hacer [Hoy no tengo qué hacer], que hacer [Hoy no tengo trabajo que hacer] y quehacer [Hoy no tengo quehacer].

6. Aún cuando equivale a todavía [Aún no ha llegado]. No se acentúa cuando puede sustituirse por incluso [Aun en ese caso responderé que no].

7. Sólo si es adverbio intecambiable con solamente y hay riesgo de ambigüedad [Estuvo sólo en París porque no tuvo tiempo de ir a Amsterdam]. No se acentúa el adjetivo solo [Estuvo solo en París porque su amigo prefirió ir a Praga]. Aunque la costumbre de acentuar el adverbio va decreciendo, es preferible conservarla para demostrar que se sabe distinguir.

8. Potestativamente, los demostrativos este, ese, aquel, sus femeninos y los plurales correspondientes, cuando no acompañan a un sustantivo. Es obligatoria la tilde si hay riesgo de ambigüedad [Recibieron éstas duras críticas / Recibieron estas duras críticas]. En el primer caso, éstas es el sujeto, es decir, las criticadas; en el segundo forma parte del complemento directo.
Los demostrativos esto, eso y aquello no se acentúan nunca, pues sólo pueden ser pronombres.


Verbos
La acentuación de las formas verbales presenta algunas peculiaridades:

1. Las formas verbales conservan su tilde cuando se les añaden pronombres enclíticos [déme, acabóse], aunque según las reglas generales ya no les corresponda. Sin embargo, pierden la tilde cuando se sustantivan [Esto es el acabose].

2. Las formas verbales no acentuadas llevan tilde cuando se convierten en esdrújulas o
sobreesdrújulas al añadírseles pronombres enclíticos [prepara / prepárate; mira / mírame; dio / diósele].

3. Pierden la tilde las palabras compuestas por verbos y pronombres enclíticos más complementos [sabelotodo, metomentodo].

Si te gustó compártelo en tus redes sociales o sígueme, ¡gracias!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.