4 de junio de 2017

Puntos y más puntos: ¿quién es quién?


signos de puntuacion


Dos puntos, punto, punto y coma y puntos suspensivos. ¿Quién es quién?, ¿cuándo se usa uno u otro? Se terminaron todas tus dudas. Echa un vistazo y dirígete hacia la luz...


Dos puntos

Los dos puntos señalan una pausa que no supone el fin del mensaje, sino su continuación. Después de los dos puntos es mejor escribir con minúscula, salvo que dé comienzo una cita textual o se cambie de renglón.
Los principales usos de los dos puntos son:

1. Anunciar una enumeración [En la plantilla hay dos personas: el médico y el psicólogo. No estoy de acuerdo con la medida por dos razones: es insuficiente y llega tarde].

2. Comentar, verificar o explicar lo enunciado previamente [Mucho trabajo y poco dinero: esto es lo que ofrecen. No estamos solos: el comisario y el inspector nos esperan].

3. Dar paso a una cita textual [Dice Proust: "Cuando se cree en la realidad de las cosas, emplear un medio artificial para verlas no equivale enteramente a sentirse más cerca de ellas"], que debe comenzar con mayúscula.

4. Después del vocativo con el que se inicia un discurso o una carta [Estimados señores:].



Punto

1. Indica el fin de una oración o período. Señala una pausa y obliga a escribir con mayúscula la siguiente palabra. Si hay cambio de párrafo se llama punto y aparte, y exige un espacio vacío en la primera línea, que se denomina sangrado. El sangrado es innecesario en los párrafos que son comienzos de apartados, epígrafes u otros recursos cuyas características gráficas bastan para indicar el cambio de
párrafo.

2. Se pone al final de las abreviaturas [Un col. del jardinero trajo una col]. La palabra con el punto quiere decir "colaborador".

3. Se escribe en las cifras, tras las unidades de millar y de millón [1.234.567,89 pesetas, 3.500 años], salvo en el numeral de cada año [año 1994] y en los números de teléfono [3378200].

4. El punto separa las horas de los minutos [17.45] y los minutos de los segundos [Tardó en bebérselo exactamente 1.23].

5. El punto que cierra un paréntesis, un corchete, un raya o unas comillas va siempre detrás de estos signos, los cuales no pueden ser suprimidos por la existencia del punto [Sebastián dijo que estaba dispuesto a aceptar. (Todos sabíamos que estaba deseándolo). Así que le fue asignado y continuamos].

6. Los puntos suspensivos y los signos de exclamación e interrogación evitan la necesidad del punto. 

7. Los títulos no llevan punto final ni en el interior del documento ni en los índices. Sin embargo, el contenido de los apartados de los esquemas --que frecuentemente tienen una apariencia de índices por el laconismo de sus expresiones-- sí se escriben con punto, aunque se trate de una sola palabra. 


Punto y coma

El punto y coma señala una pausa entre dos períodos que no son claramente autónomos. Es un signo intermedio entre la coma y el punto cuya utilización es escasa por la inseguridad que produce su ambigua definición. No obstante hay situaciones fácilmente reconocibles en las que debe usarse:

1. Para separar períodos que ya llevan comas, excepto delante de la conjunción y [Desayunamos café, tostadas y zumo; comimos verduras, pollo y pastelillos; cenamos ensalada y merluza, y acabamos la noche con un café irlandés].

2. Para separar los hechos de sus consecuencias [Trabajó en el laboratorio casi todos los fines de semana; es lógico que lo haya conseguido]. También pueden utilizarse en estos casos los dos puntos.

3. Para separar proposiciones coordinadas adversativas de cierta extensión [Estuvo enfermo toda la semana pasada; pero el lunes llegó el primero al departamento]. Las adversativas muy breves pueden separarse con una coma [Acudió el primero, aunque estaba enfermo]. Sin embargo, las adversativas en las que la conjunción separa directamente dos elementos de idéntica categoría y función no exigen coma ni tampoco punto y coma [Se esforzó pero fracasó en su intento. Es inteligente aunque vago].

4. Para separar de la anterior una oración encabezada por la conjunción y, cuando ésta sirve de enlace lógico (extraoracional) con lo anteriormente expresado [Llegaron temprano y estuvieron paseando antes de comer; y, mientras tanto, yo estaba esperándolos en la oficina].

5. Para referirse a modo de explicación o de resumen a varias expresiones precedentes separadas por comas [Largos editoriales, suplementos especiales, anuncios publicitarios, intervenciones radiofónicas y televisivas; la campaña se desarrolló mejor de lo que se esperaba].

6. Para separar los elementos de una enumeración que llevan complementos explicativos [El tribunal estuvo compuesto por Isabel Herrera, catedrática de Relaciones Internacionales; Ernesto Suárez, titular de Historia Moderna; Juan Galindo, titular de Derecho Internacional, y Elena Barranco, titular de Macroeconomía]. Sólo el último elemento, a causa de la conjunción y, cambia el punto y coma por una coma.


Puntos suspensivos

Los puntos suspensivos (...) expresan una pausa inesperada o la conclusión vaga o voluntariamente imperfecta de un enunciado. Si éste acaba en puntos suspensivos, no necesita punto final.
Es aconsejable reducir su uso al mínimo, ya que a menudo es un recurso que demuestra incapacidad expresiva, si no es para sustituir a un fragmento literal.
Sus principales usos son:

1. Para expresar el temor, la duda o la sorpresa [Debería acompañarla... lo sé, pero no quiero verme en esa situación].
2. Para evitar continuar con la frase cuando se da por sabido el final [No te preocupes; ya sabes que perro mordedor...].

3. Para indicar la supresión de un fragmento en una cita textual se utilizan puntos suspensivos entre corchetes ["Es curiosa la suerte del escritor. Al principio es barroco, vanidosamente barroco, y al cabo de los años puede lograr [...] no la sencillez, que no es nada, sino la modesta y secreta complejidad" (Jorge Luis Borges)].


Si te gusta mi contenido, suscríbete o comparte en tus redes sociales. ¡Gracias! 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.