31 de julio de 2017

Qué hacer si NO quieres que lean tu libro


Buenas tardes, globito.
En esta ocasión vengo con otro post de recursos de escritura: el típico compendio de cosillas que es mejor que evites si quieres que te lean (a lo mejor debería releerlo porque tampoco es que yo lo esté petando mucho precisamente... XD).

He recopilado en un Word varios consejos que me gustaría compartir contigo. En tres, dos, uno...



¡NO!

gif animado negacion



Ø Presentación larga y tediosa del protagonista y de toda su familia, amigos y mascotas así como de los escenarios (esto no es Discovery channel ni un álbum de fotos). ¡No te quedes en la sala de espera! Introduce en la historia.

Ø Escenas predecibles o típicas continuas.

Ø No te desahogues a través del libro, no es una hoja de reclamaciones, puedes comentar cosas que te molestan o duelen pero sin centrarte en ellas.

Ø No crear escenas solo para que el personaje recuerde o medite sobre su pasado (ya lo hará cuando venga al caso).  Que se arrepienta de haber estudiado derecho cuando disparen a su hermano y él no sepa hacer un torniquete.

Ø No empezar la historia años atrás si no tiene ninguna trascendencia (no hace falta contar la vida del protagonista desde que nació hasta que por fin hace algo interesante).

Ø El chicle en la repisa: ¡uohhh!, ¿te suena? Si introduces un elemento al principio que parece relevante, el lector estará esperando a que reaparezca y sea trascendental. Si no sucede así, se sentirá decepcionado y pensará que no atas bien los cabos.

Ø Hay que mantener la intriga, nada de solucionarlo todo rápido (al final del libro deben resolverse una o varias cosas casi a la vez).

Ø Las cosas no deben salir bien de entrada (imprevistos que den un giro, noticias inesperadas, la supuesta salida fácil bloqueada…).

Ø Si empiezas con una cosa que te recuerda a otra y esa otra a otra… Nunca arrancas, la trama no avanza.
Por ejemplo:
Ha llamado tu madre, yo también tengo una madre. A la tuya la conocí en 1980. En 1980 yo tenía 18 años, con 18 años acabé bachiller…).
¡¿Qué coño quería mi madre?!

Ø No eliminar personajes relevantes que ya estorban de un fácil plumazo con suicidios, accidentes o traslados laborales, (de hacerlo como mínimo hay que haber preparado el terreno: le gusta viajar, conduce temerariamente…).

Ø Un malo creíble, realmente motivado y con una causa firme. No muestres su lado bueno.

Ø El malo nunca se achanta ni se rinde.

Ø Vocabulario creíble, no es un examen de lenguaje y literatura.
Si no tienes claro el uso de alguna palabra o expresión, búscala u omítela. Tampoco aburras con frases hechas, sobre todo si estás tratando emociones o acciones importantes, son poco íntimas y muy generales.

Ø Describir un poquito (no es un inventario) pero sin pasarse.

Ø Las exclamaciones SÓLO en los diálogos y poquitas, no abusar de los paréntesis.

Ø Genial o indescriptible no sirven para definir nada.

Ø Los personajes no se conocen como tú a ellos, deben descubrirse al ritmo adecuado para cada ocasión.
Por ejemplo: Adam no sabe que Lucie es una perra nada más verla, (aunque tú sí), deberá descubrirlo.

Ø No cambiar de tiempo verbal, importantísimo.

Ø Los personajes no deben sobreactuar y no es necesario incluir una frase larguísima cada dos líneas.
Por ejemplo:
―No es por ti, es por mí dijo Tania suspirando mientras recordaba la primera vez que se vieron; el llevaba un chaleco azul sin camisa debajo, que dejaba entrever su escultural cuerpo, cuerpo trabajado durante años en el gimnasio, mucho antes de que se conocieran. Tenemos que dejarlo añadió compungida cual caracola que lamenta la perdida de esa última ola ya lejana.

Ø Nunca debe utilizarse el diálogo para que los personajes se transmitan información evidente o que ellos ya conocen.


Y hasta aquí, espero que algo de esto te sea de utilidad. Y si te gustó, no olvides compartirlo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. Hola!
    me ha gustado mucho tu entrada aunque debo decir, con todo mi respeto, que difiero en uno de los puntos, el del malo, mis malos siempre tienen una razón pero no todos son malos siempre, algunos tienen su lado bueno y creo que en eso también está el gusto, en la variedad, igual que algunos de mis buenos no son siempre tan buenos ^^
    Por lo demás de acuerdo en todo jajaja
    muy buena entrada
    un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello! Lo cierto es que yo también estoy de acuerdo y tengo personajes que no son ni buenos ni malos. Me imagino que el consejo (lo leí en un libro de consejos... Xd) se refiere al malo malísimo de la novela.

      Eliminar
  2. Pues me han encantado tus consejos, y además con ese tono cómico que le has dado pese a ser verdades como una catedral. Y aún así anda que no habrá autores que se pasan siete páginas describiéndote lo azul que era el cielo y lo relajantes que eran las golondrinas. Que yo quiero que pasen cosas, que para eso me asomo por una ventana (Y tiro el libro, visto lo visto.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me pasa igual con las descripciones... yo necesito un poco de intringulis en cada capitulo: me da igual amoroso, que de acción, misterio... pero algo, un mínimo 😅

    ResponderEliminar

Gracias por participar.